Las 5 entradas más populares de la semana

sábado, 21 de enero de 2017

Crítica de "Jekyll & Hyde" (versión argentina)


Categoría: OBRA MUSICAL


Crítica de Jekyll & Hyde

De Leslie Bricusse y Frank Wildhorn

(Estrenada en Broadway en 1997)


Buenos Aires, Argentina.

Temporada 2017(Teatro Metropolitan Cit).



¿De qué se trata?: En Londres, el doctor Henry Jekyll, en su búsqueda de una sociedad perfecta, quiere ser capaz de anular la parte negativa de todo ser humano. Pide autorización para experimentar con los enfermos mentales de un psiquiátrico, pero es criticado y rechazado por sus colegas doctores. Su obsesión lo lleva a experimentar en él mismo, desatando accidentalmente sus demonios internos y liberando al otro hombre, que el mundo conocería como Edward Hyde.


Si bien Jekyll & Hyde tiene sus fanáticos en el mundo, nunca logró ser tenido en cuenta como el gran musical que pretende ser. Varias de sus canciones son íconos del género por la fuerza colosal de sus partituras y el desafío que suponen para los intérpretes, pero esta contundencia parece divorciada de sus letras genéricas y un libro en piloto automático. Por todo esto, es vital encontrar herramientas para darle vida al material y evitar que se quede grabado en la memoria como un espléndido concierto. En este sentido, la versión local triunfa. La dirección general de Sergio Lombardo es altamente efectiva, porque la puesta en escena consigue embeber al espectador en el frío mundo gótico del relato con una notable economía de recursos. La acción dramática nunca se estanca pese a la extensa duración de la obra, en parte porque hay una sensación de peligro que se mantiene latente hasta el final. Es interesante notar cómo se evita caer en la oscuridad absoluta, casi en coincidencia con el planteo de Jekyll sobre la dualidad en las intenciones de los hombres. Con su diseño de luces, Santiago González Urrutia le inyecta color al solemne vestuario victoriano de Vanesa Abramovich, subrayando el concepto de la vida pública como “fachada” sobre el que canta abiertamente el pueblo. Se juega, entonces, con lo que se muestra y lo que queda oculto: alternativamente, hay zonas grandes del escenario que quedan desprovistas de luz. Las estructuras metálicas móviles que dominan el espacio se van transformando gracias a un puñado de elementos, que se incorporan para crear los ambientes y resaltan contra aquel grisáceo impersonal. Dicha escenografía sintética y contrastante es obra de Silvana Ovsejevich y Fabián Luna, quien elaboró el minucioso laboratorio del protagonista.

En este marco, Juan Rodó (Jekyll/Hyde) y Melania Lenoir (Lucy) entregan sus mejores interpretaciones hasta la fecha, y en los dos se evidencia un crecimiento, pese a tratarse de figuras consagradas del género. En ambos casos, la partitura les exige destreza vocal sin demasiado respiro: cada número que les toca afrontar equivale a lo que en otro musical podría ser un gran solo aislado. Rodó encuentra balance en un papel que podría prestarse para la desmesura, mientras que Lenoir acapara la atención cada vez que aparece, con un personaje que rápidamente se diferencia de los que la rodean. Resulta muy grato ver a Raúl Lavié actuar y cantar con aplomo como el amigo y abogado de Jekyll. Por su parte, Eluney Zalazar aporta ingenuidad en la piel de la prometida del doctor.

El resto del elenco, con composiciones delineadas con esfuerzo, va poblando las calles londinenses, y en su desfilar se aprecia la variedad del trabajo de maquillaje de Vanesa Bruni. A su vez, la coreografía de Mariano Botindari relega la espectacularidad en favor del realismo para recrear el bullicio de la ciudad. Al igual que sucede con los actores, la cantidad de músicos pareciera ampliarse en los cuadros de mayor complejidad, aunque se trata de solamente cuatro talentosos instrumentistas, bajo la dirección de Damián Mahler. Otro as bajo la manga de una versión que logra posicionarse muy por encima de los vicios de la obra original y ofrece un entretenimiento difícil de resistir, incluso para quienes no sean seguidores de musicales.


Más información:
Teatro: Metropolitan Citi (Av. Corrientes 1343)
Funciones: miércoles a viernes 20:30 / sábado 18:30 y 21:45 / domingo 20:00
Duración: 2 horas y 35 minutos (incluyendo un intervalo de 10 minutos)

Dirección general: Sergio Lombardo
Dirección musical, dirección coral y orquestaciones adicionales: Damián Mahler
Dirección vocal: Juan Rodó
Elenco: Juan Rodó, Raúl Lavié, Melania Lenoir, Eluney Zalazar, Sebastián Vitale, Pilar Muerza, Lucas Arbues, Luis Podestá, Karina Barda, Emi Fegger, Manuel Victoria, Marcos Gorosito, Patricio Witis y Juan Ignacio Bianchi
Coreografía: Mariano Botindari
Diseño de escenografía: Silvana Ovsejevich
Diseño de vestuario: Vanesa Abramovich
Diseño de maquillaje y caracterización: Vanesa Bruni
Diseño de luces: Santiago González Urrutia
Diseño de sonido: Ova Mahler
Diseño y realización de laboratorio y FX: Fabián Luna
Diseño gráfico: Lucas Tagliazucchi
Diseño audiovisual: Matías Sánchez de Bustamente
Fotografía: Nacho Lunadei
Prensa y difusión: We Prensa
Comunicación en redes: Damián Armocida y Andra Papini
Traducción y adaptación de canciones: Lorna Dobie
Traducción y adaptación de letras: Angie y Florencia Mc Donough
Stage Manager / Asistente de producción: Germán Martins
Asistencia de dirección: Christian Alladio
Producción ejecutiva: Roro Pellegrini
Producción general: Andrés Cipitria, Julieta Kalik, Jorge Lockett, Marcelo Lombardo y Daniel Vercelli
Orquesta: Damián Mahler (piano), Andrés Dulcet (bajo eléctrico), Urkel (guitarras) y Jorge Giorno (batería)

No hay comentarios:

Publicar un comentario